sábado, 22 de junio de 2013

SIDA: Prevención necesaria

 

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH o HIV) causa el SIDA. Este virus ataca al sistema inmunitario y deja al organismo vulnerable a una gran variedad de infecciones y cánceres potencialmente mortales. Actualmente no existe una cura para el SIDA y siempre es mortal sin tratamiento 

Las bacterias comunes, los hongos levaduras, los parásitos y los virus que generalmente no provocan enfermedades serias en personas con sistema inmunitario sano pueden provocar enfermedades mortales en las personas con SIDA porque el SIDA deja tu sistema inmunológico debilitado o totalmente suprimido, lo cual hace que tu organismo no pueda defenderse de infecciones y enfermedades que incluso normalmente no ocasionarían daños mayores. 

Se ha encontrado el VIH en saliva, lágrimas, tejido del sistema nervioso, líquido cefalorraquídeo, sangre, semen (incluido el líquido pre-seminal, que es el líquido que sale antes de la eyaculación), flujo vaginal y leche materna. Sin embargo, se ha demostrado que sólo la sangre, el semen, los flujos vaginales y la leche materna transmiten la infección a otras personas.


Te puedes contagiar de estas maneras:

 

  • A través del contacto sexual, incluido el sexo oral, vaginal y anal. Toma en cuenta que introducir o pasar partes del cuerpo (por ejemplo, los dedos) en el ano o vagina de una persona contaminada, puede contaminarte.
  • A través de la sangre: vía transfusiones de sangre
  • Compartir agujas / jeringas que han sido utilizadas por alguien con HIV
  • Tatuajes con agujas sin esterilizar porque pueden haber sido utilizadas en alguien con HIV
  • Perforaciones en el cuerpo (piercing), acupuntura o electrólisis con implementos sin esterilizar porque pueden haber sido utilizadas en alguien con HIV
  • De la madre al hijo: una mujer embarazada puede transmitirle el virus a su feto a través de la circulación sanguínea compartida, o una madre lactante puede pasárselo a su bebé por medio de la leche materna.
  • Lesión accidental con una aguja (por ejemplo, pincharse con una aguja, cuchillo, alfiler u otro elemento que tenga contacto con la sangre de una persona infectada con HIV)
  • Inseminación artificial con semen donado infectado
  • Trasplantes de órganos infectados.
  • Contacto con heridas de una persona infectada. Estas heridas pueden ser tan pequeñas que no se notan pero te hacen entrar en contacto con fluidos corporales (por ejemplo, cortes de afeitadas, heridas bucales, rasguños en la piel, entre otros)
  • Compartiendo juguetes e implementos sexuales
  • Compartiendo implementos íntimos como dispositivos intra-vaginales para evitar embarazos o compartiendo condones (no es común pero hay quienes lo hacen)
  • Intercambiarse el cepillo de dientes
  • Intercambiarse la máquina de afeitar (hojillas, afeitadoras de rostro, piernas, brazos o cabello y similares). En el caso de implementos de barbería / peluquería: Puedes pedir implementos desechables o que usen elementos que hayan sido esterilizados o mejor aún, llevar tus propios implementos
  • Uso de implementos para manicure, pedicure y quiropedia: Exige que usen elementos que hayan sido esterilizados o mejor aún, lleva tus propios implementos
     

NO te puedes contagiar de estas maneras:

 

  • No adquieres SIDA abrazando a alguien infectado
  • Tampoco a través de picadas de mosquitos ni tocando cosas que han sido tocadas con anterioridad por una persona infectada con el virus a menos que se haya cortado y sangrado.
  • Tampoco te infectas si te bañas en una piscina o en una playa en la cual se han bañado personas infectadas.

 

MUY IMPORTANTE PARA EVITAR INFECTARTE CON HIV ASÍ COMO CON OTRAS BACTERIAS Y VIRUS

 

Antes de tener relaciones y/o contactos sexuales con alguien, ambos deben realizarse las pruebas para descartar el SIDA. Recuerda que esta enfermedad NO tiene cura y puede llevarte a la muerte.

 

Si la infección es reciente, el examen de SIDA puede salir negativo pero la persona puede estar infectada con VIH. Si crees que has estado expuesto a la infección, debes usar condones para evitar infecciones tuyas y ajenas; además, debes repetir el examen cada tres meses al menos durante un año.

 

Usa condones al tener relaciones sexuales. De esta manera previenes el contagio por HIV, así como de otras enfermedades de transmisión sexual e igualmente, evitas embarazos no deseados.

Algunas personas infectadas con HIV no padecen el SIDA pero si son portadores y si pueden por ende contagiarte.

En muchos casos, el enfermo de SIDA no muestra signos de la enfermedad, no se le nota, no parece enfermo y de hecho se ve muy saludable. Es por eso que es indispensable realizar el examen pues aunque no se note, si la persona está enferma, muy probablemente te puede contagiar de esta mortal enfermedad.

No basta usar condones o guantes de látex, el SIDA puede contagiarte. Esto se da en casos en los cuales el látex no tiene la densidad correcta (cosa que a simple vista es imposible saberlo) o porque se rompe el látex (y a veces no se nota pues puede ser una fisura milimétrica)

Nunca permitas que un médico te atienda sin agujas, protectores, espéculos o guantes NUEVOS (que tú veas que abre el paquete y saca los guantes, protectores por ejemplo para ecos intra-vaginales; o agujas sin uso previo y que los espéculos sean o desechables o estén inmediatamente esterilizados).

En los laboratorios, siempre ve lo que el laboratorista hace: Debe usar agujas y frascos nuevos, de empaque. Este material debe ser desechable al igual que toda aguja.

Para persona que atiende emergencias (médicos, bomberos, paramédicos, enfermeros, brigadistas) es necesario el uso de ropa protectora, máscaras y gafas de seguridad cuando se atiende a personas lesionadas pues existe el riesgo de que estén contaminados con VIH. Ante lesiones, es de esperar que pueda haber contacto con fluidos, especialmente sangre, por eso es indispensable protegerse correctamente.

Para evitar infecciones, los usuarios de medicamentos intravenosos no deben jamás compartir ningún instrumento de su equipo para inyectarse. Esto incluye la jeringa, el recipiente en el cual viene el medicamento, el algodón, el agua, cualquier instrumento usado para depositar, calentar o enfriar el medicamento si lo requiriese y el torniquete (por ejemplo, la goma que se coloca en brazos para "brotar" la vena en la cual se hará punción con la jeringa). Limpie el sitio de la inyección con un algodón nuevo impregnado con alcohol antes y después de inyectarse. Deseche las jeringuillas tapadas en un lugar seguro después de un solo uso. 

Para personas infectadas con HIV: Debe notarse que el virus puede sobrevivir por varios días en una pequeña cantidad de sangre que permanece en una aguja después de su uso, ya que la sangre está atrapada y el aire no la puede secar. Por eso es muy importante tapar la zona de la aguja, preferiblemente con tapa plástica o de vidrio, luego introducir la jeringa en un recipiente identificado como de contenido de alto riesgo o infeccioso y pedir en el hospital más cercano su eliminación. Otra manera muy sencilla es que luego de usar la jeringa, la enjuaguen muy bien (tanto jeringa como los otros implementos a desechar relacionados tales como hojillas) con abundante agua caliente y la remojen 5 minutos en cloro sin diluir, luego se tapa la aguja y se desecha normalmente.

El aire "no mata" al HIV. En pruebas de laboratorio, se ha podido mantener al VIH "vivo" (capaz de infectar) por un período de hasta 15 días, incluso después de que el fluido corporal se había secado. Por esto, los derrames de sangre u otros fluidos (por ejemplo semen) deben ser limpiados con agua y jabón y luego con cloro sin diluir dejando sin enjuagar el mismo 5 minutos, luego enjuagar y volver a colocar cloro y dejarlo al menos 5 minutos más o no enjuagarlo esta segunda vez. Para mayor seguridad, la persona que limpie el derrame debe usar guantes de látex y debe lavarse las manos después de hacer la limpieza dos veces: Una sin retirar los guantes, lavando las manos con jabón anti-bacterial líquido y luego cloro o alcohol sin diluir o mezclar. dejar dos minutos, luego retirar los guantes tratando de que la piel no tenga contacto con el guante nuevamente. Lavar ahora las manos con jabón anti-bacterial (preferiblemente clínico) y luego alcohol el cual se deja al menos dos minutos pudiendo enjuagarse. Secar normalmente las manos.

Recomendable el uso de jabón líquido porque solo usas una porción sin tener que mantener el contacto con el resto del jabón. Luego, el pote se puede limpiar con alcohol o cloro por el lado externo (dejando actuar de 2 a 5 minutos si se desea luego enjuagar el pote de jabón) 

Una opción recomendable para quienes atienden a personas infectadas con HIV o limpian fluidos de ellos: Utilizar doble guante de látex. Para retirarlos, se recomienda antes lavar con abundante agua y jabón anti-bacterial, luego colocar alcohol durante al menos dos minutos, luego retirar el primer par de guantes, repetir lavado y uso de alcohol y retirar el segundo par de guantes. 

En caso de limpieza de superficies y tejidos, puede usarse un par de guantes de látex y encima de ellos uno de limpieza manteniendo el protocolo de lavado indicado. Tome en cuenta que los de látex le ayudan a protegerse contra el virus pero los de limpieza común no; estos solo le ayudan a manejar mejor los productos de limpieza que bien pueden dañar al de látex. 

Lavar lencería, ropa y afines que tienen fluidos de personas infectadas con HIV: Puede realizarse en lavadora (máquina) o recipiente para remojo: Usar preferiblemente agua caliente (lo más posible). Puede usarse cloro dejando actuar al menos 5 minutos. Hacer dos lavadas y enjuagar abundantemente. Otra manera es luego de lavar, meter la ropa y lencería en secadora a alta temperatura una hora. Esto elimina muchos elementos infecciosos. Tanto la lavadora como los recipientes de remojo deben enjuagarse bien y luego limpiarse con cloro sin enjuagar el mismo hasta que hayan pasado al menos 5 minutos o hasta el próximo uso,

 Para personas con SIDA que están medicados: Una persona que toma medicamentos anti-VIH (incluso si tiene una carga viral "no detectable") puede transmitir el VIH.

 Un tip importante: No compartir cigarrillos: Al fumar, en algunos casos la piel de los labios puede sufrir leves quemaduras o cortes (por ejemplo, cuando el cigarrillo "se pega" a los labios y lo retiras, generándose minúsculas heridas casi siempre imperceptibles). Estos cortes o quemaduras pueden servir como sitios de transmisión del VIH u otras infecciones de origen sanguíneo, durante el sexo oral, entre otros.

No hay comentarios: