jueves, 9 de mayo de 2013

Expectativas

Ayer conversando con alguien cercano, le dije algo que de mi es muy cierto y notorio: Yo siempre espero de la gente lo mejor.

¿Qué es "eso" que yo llamo "mejor"? Son cualidades que considero básicas: Compromiso, cumplimiento, aptitud y actitud. Dar de si lo mejor no es dar cosas excepcionales sino hacer lo que se hace con visión de calidad. Hacerlo bien implica dar de corazón pero a manos llenas. Con la conciencia de que lo que das no puede ser ilusorio sino real. Y di un ejemplo que para mi al menos es contundente: Le dije "Es como preparar la mejor receta con buenos ingredientes o prepararla con ingredientes que están "podridos". Hasta la mejor receta del mundo saldrá mal si los ingredientes están en mal estado. Y la receta más sencilla hará agua el paladar más exigente si se prepara con buenos ingredientes y con visión de calidad (eh vamos que puedo decir incluso que no es lo mismo un plato mal servido que uno decorado)

La persona con quien hablaba, me dijo esto: "Creo que deberías evaluar tus niveles de expectativa y entender y aceptar que la gente puede dar solo hasta cierto punto, que deberías adaptarte a "eso" que pueden dar"...

Yo, la verdad, me quedé pensando en eso. Tanto como para escribirlo a las 6:30 am... "aprender o aceptar recibir lo que puede dar".. y me pregunto ¿acaso es sencillo adaptarse al conformismo de no dar sino lo mínimo posible? Porque yo siempre he creído que uno puede superar sus propias expectativas y dar de si lo mejor, no lo esencial, por aquello de que "¿para qué hacerlo mal si lo puedes hacer bien y para qué dar lo mínimo si puedes dar lo realmente bueno?"...

Pasteur (1822 - 1895) estudió medicina en la época en la que los médicos no se lavaban las manos; cosa que terminó con la vida de muchos pacientes que murieron gracias a infecciones adquiridas por este hecho.. y sin embargo, él se atrevió a imaginar, investigar, avanzar y dar de si algo diferente: CALIDAD.. es decir, superó todo y de hecho, cambió el mundo de la medicina con ello. ¿Cómo? LAVÁNDOSE LAS MANOS !!!  Nada del otro mundo. Simplemente hizo LO CORRECTO Y NECESARIO.

De eso se trata, que no espero de los demás cosas milagrosas ni excepcionales sino acciones con calidad. Eso marca la diferencia enormemente.

Para quienes me conocen en lo laboral, saben que soy exigente en cuanto a cumplimiento y calidad de lo que se hace; que si se hace mal pido que se repita porque lo que mal nace, mal muere. Y quienes me conocen en lo personal, saben que igualmente espero de cada uno lo mejor: Relaciones (familiares, amistosas u otras) de calidad en las cuales se establezca un vínculo real de "ganar - ganar". De hecho saben que lo contrario me aleja irremediablemente.

Hace años escribí aquí algo: Unos mandamientos. Entre ellos, uno decía algo como "No aceptes ni des migajas en tu vida"... La migaja implica desdén. Y es que a mi, definitivamente, no me gustan los vasos a medio vaciar sino llenos, plenos, de agua fresca y buena.

Feliz día. Y sip, me toca decirlo: Mi expectativa es alta: Me sigue pareciendo delicioso dar y recibir lo mejor. Pero acepto que no siempre eso se da. Y me toca evaluar eso porque en este instante se que no me bastan migajas de la vida.  La vida pues, a manos llenas !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!! Deja tu comentario pero recuerda, se respetuoso ya que esta página es visitada por público de todas las edades!!!