lunes, 7 de marzo de 2011

Evento, Proceso y Resultado: Cómo lograr lo deseado

mama y bebe 3 Hay eventos y procesos positivos y negativos en nuestras vidas que cambian todo, absolutamente todo, para siempre. Tal vez  el nacimiento de un hijo, la muerte del cónyuge, un accidente que nos discapacite, un matrimonio que nos haga felices por siempre, ganarnos una lotería muy significativa, presenciar un acto heroico sin igual, ganar la competencia soñada desde niño, vencer las barreras de nuestro YO interior, enfrentar situaciones de riesgo extremo y demostrarnos a nosotros mismos el valor que ostentamos, resolver un gran caso, ganar una lucha contra el cáncer,  perder todo el sobre peso… Son tantas las cosas que pueden marcar nuestra vida, que sería imposible enumerarlas en nuestro blog.

Podríamos estar mencionando más y más puntos, pero todo se resume en que esos eventos y procesos positivos y negativos, nos van moldeando hasta hacernos ser quienes somos actualmente. No importa si son grandiosos o no, solo basta que para nosotros sean importantes o significativos. Y cuando son positivos, los cambios a los cuales nos inducen, suelen ser igualmente positivos, porque nos producen deseo, esperanza, alegría, fortaleza incluso si inicialmente han producido miedo o rabia.

accidentado Así pues, se pueden presentar eventos positivos con procesos positivos, como el nacimiento de un hijo (evento) y una crianza afectiva y gratificante (proceso). En este caso,  los resultados son múltiples pero podremos resumir indicando que el resultado es – por ejemplo - una familia consolidada, O quizá un evento amoroso muy agradable – por ejemplo conocer al chico añorado - cuyo proceso de unión conlleve a un matrimonio feliz. También hay eventos negativos con procesos negativos, por ejemplo,  un caso de corrupción que sea ocultado y conlleve a la impunidad: En este ejemplo, BaloncestoRuedas 1todo, desde el evento hasta el resultado, es negativo porque se hace lo incorrecto, porque es de por si contra el ideal construido según nuestros parámetros moral, personal y socialmente aceptados. También hay eventos negativos con  procesos positivos. Tal es el caso de ganar una lucha contra una enfermedad grave: La enfermedad es el evento y enfrentar la enfermedad es parte del proceso que le es inherente en quien la padece. Ciertamente, para cualquier persona, ese evento es negativo, pero el proceso aunque desagradable porque lleva implícita una debilidad, dolor, miedo y un hecho casi fortuito sobre nuestra salud, termina siendo positivo si se gana esa batalla. Y cabe decir que hay muchas maneras de ganar batallas… Y lo mismo aplica para un policía cuyo evento es un asesinato y su proceso policial permite encerrar al culpable. También hay eventos positivos con procesos negativos. Por ejemplo, ganar la lotería pero despilfarrar todo el dinero.

exito1 Lo importante, es comprender que si bien muchos eventos pueden ser realmente fortuitos (por ejemplo, ganarse una lotería) , decididos en forma consciente (por ejemplo, competir en un evento deportivo) o decididos en forma inconsciente (por ejemplo, ganar – o mejor dicho sufrir - sobrepeso); lo más importante es saber manejar esos eventos, saber que nuestros procesos deben siempre estar basados en principios morales, éticos, sociales y humanitarios ; así como enfocarse al logro, al éxito, al bien común e individual (ambos). Solo así, los resultados serán los deseados. Y solo así, esos logros obtenidos, no pesarán nunca en nuestra conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!! Deja tu comentario pero recuerda, se respetuoso ya que esta página es visitada por público de todas las edades!!!