jueves, 10 de diciembre de 2009

Evaluando relaciones

cerrar ojos A veces queremos cerrar los ojos y no notar aquellas cosas que nos inquietan o desagradan. Pero lo peor que se puede hacer, es justamente cerrar los ojos y dejar de enfrentar las realidades. Porque lo que sucede a nuestro alrededor es simplemente una serie de alertas que nos llevan irremediablemente a las realidades. Lo bueno, es que esas alertas nos están señalando los resultados a futuro, lo que obtendremos de cada circunstancia. Por ende, nos permiten prever y decidir sobre cambios, correctivas y rumbos.

No se puede tampoco ser perfeccionista ni inflexible. La idea no es cerrar puertas a la primera señal desagradable ya que la misma, puede ser un hecho totalmente aislado, eventual y producto resultante de muchos factores ajenos a nosotros. Pero debemos tomar en cuenta los detalles, las cosas que se afectan y determinar si son o no constantes.

discutir 2 En las relaciones, sean de tipo pareja, familia, amistad o laboral, suceden muchas cosas buenas y no tan buenas que nos hacen reflexionar, modificar actitudes, velocidades y metas. Estos eventos, pueden ser constantes en las que se puede transformar la relación y cabe entonces tomar decisiones basadas en los hechos una vez que se hayan reflexionado los mismos, tomando en cuenta que lo que está sucediendo es lo que estará sucediendo a futuro en varias o muchas oportunidades... Igualmente pueden ser situaciones atomizadas por variantes exógenas a la relación misma y que no necesariamente son repetitivas, sino que responden a condiciones extremas que tensan las actitudes.  En  este caso, no se puede pasar la página sin evaluar lo sucedido, determinando con conciencia más que con el corazón; si realmente es o no manejable en el presente y a futuro, el suceso.

En esta categoría podemos incluir discusiones que no tienen asideros profundos o reales. Pero que no por ello dejan de ser alertas, sutiles o no, que se nos presentan sobre el carácter, la estabilidad, la crudeza o la fuerza de cada sentimiento involucrado.

balanza Tarde o temprano nos tocará generar la medición de lo vivido, de lo experimentado y determinar entonces si son más los puntos positivos que los negativos. En ese instante no tendremos otra opción distinta a decidir si quedarnos o no en una relación que por una parte puede estar ofreciendo muchas cosas buenas pero por otra, puede estar comprometiendo nuestra tranquilidad emocional.

Una forma positiva de no cerrar los ojos, es evaluar con parámetros realistas y razonadamente profundos, pero sin engancharse incluso cuando hemos evaluado y el puntaje es negativo. Podemos dar una oportunidad por valoración a lo positivo, para continuar sin atarnos a lo que haya sido desagradable. Nuevas oportunidades de medición se presentan cada día y serán estas y no las pasadas, las que determinen el valor real, final y objetivo de las cosas. Luego vendrán los momentos decisivos, los cuales no superarán en tiempo nuestras capacidades reales. Entonces, las decisiones podrán tomarse como decía mi abuelito, con la cabeza fría; es decir, en forma razonada.

pareja 5 Y si, hay cosas que no tienen "vuelta atrás". Cosas que desde su primer instante son razón suficiente para salir de la relación en la cual estamos vivenciando los hechos. Estas no requieren más que un segundo para hacernos alejar porque se hacen inmanejables o insoportables. Las que en cambio pueden mejorarse, requieren ser conversadas, analizadas y transformadas de una mala vivencia a una experiencia o herramienta de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!! Deja tu comentario pero recuerda, se respetuoso ya que esta página es visitada por público de todas las edades!!!