lunes, 22 de diciembre de 2008

Violación


 
                                         Última actualización: 04/mayo/2014
 
No hay nada peor para un ser humano, que ser violado. No importa si se trata de una mujer, un hombre o un niño. La violación siempre termina vulnerando sentimientos, personalidad, seguridad, salud y la condición moral de la víctima.

Un violador puede ser un hombre, una mujer, un niño, un grupo de personas. La violencia no conoce de caras, estatus social, condición religiosa o afinidad. Sin embargo es muy común que las violaciones sean cometidas por personas conocidas por la víctima


Lo primero que debemos saber, es que jamás la víctima tiene la culpa. Es muy común escuchar a los violadores u otras personas, decir que la víctima se lo buscó porque le sonrió de más, porque tenía puesta una ropa provocativa o porque "le estaba calentando". Según muchos violadores, la víctima es culpable, provocadora y disfruta de ese acto sexual... Excusas, solo eso. Una víctima NUNCA es culpable del delito de violación. EL ÚNICO CULPABLE ES EL VIOLADOR.

Las víctimas de violación requieren y necesitan con urgencia que les escuchemos sin juzgar y que tratemos de entender sus sentimientos sin reproches.


¿Qué puede hacer una víctima de violación?

Lo primero es poner la denuncia. NO TE BAÑES, no elimines las pruebas en tu cuerpo de lo sucedido. Todo incluyendo sudor, lágrimas, semen, cabellos y vellos (pelos) son necesarios para identificar al violador. No te cambies la ropa. Simplemente ve de inmediato al centro hospitalario más cercano y allí explica que te violaron y pon la denuncia. Es vital hacerlo pronto para que tu cuerpo pueda servir para exponer evidencias. No es fácil ni agradable pero si es necesario. Piensa que ese violador debe ser encarcelado cuanto antes.

No tengas miedo, habla con tu familia o tu médico de confianza o con el pastor o cura de tu comunidad. Necesitas ayuda psicológica, por ende busca un psicólogo lo más pronto posible.
 
Pídele a tu médico que te proporcione medicamentos para evitar infecciones, dolores, depresión y embarazos. Tú tienes derecho a esa medicación, exígela cuanto antes.

Revisa en esta página el link sobre cómo evitar embarazos no deseados, allí te aparecerá información sobre la pastilla del día después, para evitar un embarazo no deseado incluso si el violador utilizó condones.

Y sobre todo, no pierdas la esperanza. No te quedes sola porque la soledad no es buena consejera. Trata de llevar tu vida de inmediato nuevamente, no te encierres. La depresión no debe ganar espacio en tu vida. Trata de dormir cuando puedas regresar a tu hogar. Descansar y alimentarte bien, es fundamental


Sobre la violación


La violación es un acto sexual no consentido, es decir, sexo que tú no deseas. Se ejerce fuerza sea física, emocional o ambas. Puede o no haber golpes, gritos, amenazas. El hecho de que no halla violencia física no significa que no exista una violación. El violador puede ser el padre, un esposo, un novio, un familiar, un hermano, un maestro, un policía, un desconocido, cualquiera. Su placer se basa en infundir miedo y hacer daño. No se trata de la belleza, sexo o edad de la víctima. Se trata de maltratarle y obtener sexo a la fuerza simplemente para satisfacer su ego, su locura.

No es extraño que muchas mujeres hayan sufrido violaciones perpetradas por sus parejas. Esta es una forma más de maltrato.
 
No te sientas mal si durante la violación sufriste incontinencia (orina o heces). De hecho, a veces esto aleja a los violadores. Tampoco creas que luchar es la única forma de demostrar que no estabas de acuerdo. A veces ser sumisa pone a la víctima en posición de conservar su vida. Algunas mujeres han comentado que a pesar del horror, por el mismo contacto físico hubo algún momento de placer e incluso orgasmos. Eso es normal porque el contacto físico en los genitales puede generarlo y no significa jamás que te guste ser violada, solo es una reacción física natural ante la estimulación al cuerpo.


La mayoría de las víctimas de violación sufren graves trastornos de ansiedad y depresión, se tornan hostiles o muy silenciosas, distraídas y aisladas y se llenan de miedos muy fuertes, pudiendo experimentar cambios de humor, ataques de pánico, ira, agresividad descontrolada, histeria, rabia, dolor e incluso sentir culpabilidad. Es por eso que necesitan apoyo psicológico, religioso, familiar y de sus amistades, Nunca forzando su confianza, hay que tener paciencia para que puedan hablar y desahogarse.

Una violación sea cual sea la excusa y su entorno, nunca es culpa de la víctima y siempre debe ser castigada. Por eso, debes denunciar al violador.
 
Algunos policías recomiendan que si se presenta un hecho de violación, la víctima intente lo siguiente. Sabemos que es complejo pero estos tips pueden ayudar a encarcelar al violador e incluso, salvar tu vida:
 
 
Si estas cerca de gente o casas, procura escapar y correr sin mirar atrás, corre a toda la velocidad posible hacia donde haya gente y grita pidiendo auxilio lo más fuerte posible en este caso.
 
Al correr procura NO hacerlo en línea recta ni manteniendo una misma trayectoria pues si el violador está armado, podrá herirte con facilidad. Por ejemplo, correr en zig-zag es una buena opción.
 
Si no puedes evitar la violación, no opongas resistencia para evitar que la agresión sea más violenta. Intenta concentrarte en salvar tu vida con calma y trata en lo posible de mantener la calma y relajación. No es sencillo, pero es necesario. Esto no significa que permites la violación sino que evitas un mayor maltrato y riesgo.
 
Pídele que use condones. Tal vez no tenga. Pero si los tiene puede que los use y así minimices el riesgo de embarazos e infecciones. Si te pregunta el por qué, dile que no deseas embarazarte.
 
Si el violador deja caer algo, procura recogerlo sin que te vea y guárdalo, en ese objeto (ropa, colillas de cigarro, vasos, cabello, saliva, chicles, lo que sea) puede haber rastros incluso de ADN que ayuden como prueba legal en la violación. Si el violador utilizó un condón, recógelo, amarra el borde para que no se salga el semen y llévalo al momento de la denuncia pues con el semen será sencilla la prueba de ADN para hacer que el violador sea apresado. Recuerda: No recojas delante de él, hazlo cuando no te vea.
 
Procura memorizar el lugar, voz, olor, rasgos, cicatrices, piercings, tatuajes, zapatos. Todo ayudará para que al poner la denuncia puedas describirlo. Si tapa tus ojos, procura tocar su cabello, así sabrás si es liso o crespo, por ejemplo.  Debes tratar de recabar tú las primeras pruebas.
 
Intenta si es posible, visualizar el camino hacia donde te conduce y si no puedes ver, cuenta los pasos o calcula el tiempo. Esto permitirá ayudar a determinar el lugar de los hechos.

No hay comentarios: