domingo, 28 de abril de 2013

Tarjetas de sinceridad


amistad1

Hace unos días estaba muy dolida por algo que ocurrió y dije cosas que estaban acumulándose negativamente. Las dije y debo reconocer que no eran palabras vacías.

Al día siguiente, me reuní con gente a quien quiero y que se que me quieren (benditos amigos míos que son tan sanadores). No hablamos del incidente que yo había tenido el día anterior. No se los dije por no preocuparles. Pero D-os siempre te hace ver las cosas como son y no como el corazón y la mente ven cuando están empañados.

Uno de mis amigos llevó unas tarjetas de papel en blanco y lápices y nos las repartió y pidió que en cada papel escribiésemos (por una cara del papel) TODO lo malo, negativo o desagradable de las personas que estábamos allí. Una hoja por cada persona.

La verdad es que ninguno escribió mucho. Creo que ninguno logró llenar más de una o dos líneas per capita. Y muchos dirán que no habría nada que escribir si fuésemos tan amigos pero ser amigos no implica que no haya absolutamente nada que desagrade de ese amigo.

Luego, debíamos voltear las hojas y de esas mismas personas, escribir lo bueno... todos estuvimos escribiendo un buen rato... En mi caso, las hojitas se me quedaron cortas para escribir todo lo bueno que percibo de cada uno !!!

Luego, intercambiamos nuestras hojas: A cada quien se le entregaron las hojas que hablaban de esa persona. Luego conversamos al respecto. Cuando terminamos, les dije que el día anterior le había dicho a alguien lo malo que sentía de si y nada bueno y que de paso, había dicho algo como "es que todo el mundo es como tú".. y me lamenté de ello.

Me lamenté porque a esa persona la quiero mucho y porque hemos atravesado cosas buenas, cosas maravillosas, pero también cosas terriblemente malas. Mas ello no significa que lo malo deba opacar lo bueno. Y si, si sigo pensando que las cosas malas no se borran con palabras sino que requieren cambios. Pero insisto en decir que de allí a  generalizar, pues no debí.

No se debe generalizar jamás y yo lo se. Todos tenemos cosas buenas y no tan buenas. Nadie es perfecto. Y no por algo malo, significa que todo es malo y mucho menos, que todas las personas sean malas.

Me tomo el permiso para colocar acá lo que en resumen me escribieron a mi:

Lo negativo: Acelerada, impaciente, perfeccionista, desapegada, despistada, olvidadiza, "no te acuerdas de los cumpleaños".

Lo positivo: Honesta, solidaria, parlanchina (tal con esa palabra), buena amiga (esto en verdad me lo guardo con mucho cariño). Hubo un comentario que me gustó mucho y decía textualmente "sabes estar cuando te necesito, sabes dar de corazón aunque no te lo pida con palabras."...

Este post es para mis amigos: Los quiero, me sanan incluso si no saben que necesito sanar alguna cosa. Me calmaron hasta lo más interno. Me siento bendecida al tenerles. Y esto va no solo con quienes estaban en esa reunión sino con todos mis amigos en general. Les quiero.

1 comentario:

  1. ¡¡¡ Ya sabía que no dejarías de comentarlo en el blog !!!! eres una amiga excepcional, lo digo acá, siempre te doy las gracias por el apoyo que me brindaste cuando me divorcié. Pocas personas pueden entender hasta lo que no se dice y una de esas personas, eres tú amiga. Dios te bendiga. Ana María

    ResponderEliminar

Hola!! Deja tu comentario pero recuerda, se respetuoso ya que esta página es visitada por público de todas las edades!!!