miércoles, 9 de marzo de 2011

Cambiar también es una cuestión de Fe

miercoles de ceniza Hoy es miércoles de ceniza. para mi, es un día normal. No soy católica pero respeto profundamente las creencias religiosas de los demás, quizá porque tuve la suerte de ser criada bajo el concepto de respeto a las religiones y costumbres de cada quien, quizá porque el tiempo me ha enseñado que no hay una religión perfecta o dueña de la verdad absoluta o quizá porque me he convencido de que, más que la religión, lo verdaderamente importante es la Fe. Y no hay un año de mi vida en el que no termine diciendo que de nada sirve poner a Dios en la boca y alejarlo del corazón.

Yo creo en Dios y definitivamente tengo con Él una comunicación muy particular, “de tú a tú”, una conversación fluida en la que le cuento todo, le muestro lo que soy y procuro desahogarme en su energía. A Él le entrego cada problema y cada alegría. Y realmente creo y siento que me escucha y me resuelve las cosas más complejas e insólitas que pueda yo estar viviendo.

Y eso me hace decir que la Fe, mueve montañas. No el fanatismo ni la falsa creencia de un Dios "todo complaciente”;  sino una creencia sana en un Dios que todo lo ve, todo lo sabe y aún así es tan pero tan paciente como para dejar que hagamos según nuestro libre albedrío, que de paso sea dicho, es un albedrío muchas veces insolente.

taliban360 Siempre hay quien lee las noticias y cierra preguntando algo como “¿Por qué Dios permite que esto pase?” o afirma algo como “Dios no existe, si existiese esto no pasaría”. Yo voy más allá y pienso – y digo – que somos nosotros, los humanos, quienes hacemos y permitimos para luego – como cosa extraña – echarle la culpa a alguien… y claro está, ¿a quién mejor que a Dios?. Porque total que es muy sencillo culpar a Dios de nuestras aberraciones y nuestras insensateces, creyendo que como no lo vemos de carne y hueso, entonces no puede cobrarnos nada. Y no se nos ocurre pensar que si no nos ha cobrado de la forma como nosotros lo haríamos, es porque respeta los pactos que nosotros mismos ni conocemos.

Todo esto viene por aquello de la tolerancia. Se acerca la Semana Santa y yo me pregunto si acaso es solo una semana vacacional o si realmente es una semana para acicalarse en la Fe que se supone se profesa. Porque sigo viendo de vez en cuando las noticias y leo algunos fórums y parte de lo leído me recuerda lo imperfectos que somos al atacar a las personas por su religión. Y me pregunto si cuando Dios nos creó, supuso o supo que íbamos a usarlo como el estandarte de tantas guerras y desavenencias.

zcap_cis_creacion_adan_detalle 2 Y se me sube a la cabeza el Padre Nuestro que yo también he dicho muchas veces… “Padre nuestro” que no dice “Padre de esta X religión o pueblo”, porque ni la Fe ni Dios están patentados o han sido adquiridos… Sigo: Que estás en el Cielo, que es libre y absoluto, que no pertenece a nadie… Santificado sea tu nombre, aunque muchas veces a nadie se le ocurra darle las gracias por lo bueno de estar vivos. Venga  a nosotros Tu Reino, aunque no siempre lo merezcamos y aunque no siempre estemos dispuestos a morar en él. Hágase tu voluntad aquí en la Tierra como en el Cielo, incluso si luego de decretarlo, le echamos la culpa de lo nuestro bajo la excusa que es  “su voluntad”.. Danos hoy el pan de cada día… No importa si lo hemos ganado o no, simplemente danos, danos más y mucho que para eso somos buenos, para pedir hasta decir basta sin decir alguna vez “permítenos ganarnos y producir el pan de cada día”… Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. Si Dios, perdónanos igual que nosotros lo hacemos, es decir, no nos perdones nada pues somos rencorosos… Yo prefiero decir “perdona nuestras ofensas así como debemos nosotros perdonar  a quienes nos ofenden”…  No nos dejes caer en la tentación, como si es Él quien nos da el permiso de pecar cuando el albedrío nos lo otorgó para actuar a bien quizá sabiendo que no sabemos cumplir las reglas el  juego de la vida. Líbranos del mal (en el cual caemos porque así lo decidimos)… Amén….

AlbertEinstein

Se que soy cruda y crítica, Pero en mis oraciones (no rezos sino oraciones) le pido a Dios que me de fuerza, entereza y paciencia para cambiar de mi todo lo que deba cambiar, porque Dios creó también a Einstein y éste decía que si queríamos que las cosas cambiasen, primero teníamos que cambiar nosotros. Y si Einstein decía eso siendo creación de Dios, entonces sus palabras también estaban influenciadas por ese mismo Creador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!! Deja tu comentario pero recuerda, se respetuoso ya que esta página es visitada por público de todas las edades!!!