domingo, 19 de julio de 2009

Aprender a Ganar

exito1 Una de las cosas que siempre pienso, es que la abundancia o riqueza, sea espiritual, económica, emocional, espiritual o de cualquier otro tipo, se logra solo con cambios de conducta que permitan elevar al máximo, el equilibrio entre el deseo, la necesidad y el logro. Sin ello, no hay forma de lograr la abundancia y por ende, el éxito.

Se han publicado y dicho muchas cosas sobre este tema pero pocas veces se ejecutan las acciones necesarias que materialicen los resultados que tanto se ansían.

Casos de la Vida Real

Conozco personas que siempre se quejan de alguna cosa y que suelen hacer comentarios como “Es que los demás no saben lo hombre con grilleteque es tener X necesidad. Nunca me alcanza el dinero, pero es que los demás no tienen tantos gastos. Además, es que la crianza que recibí no me dio bases para hacer otra cosa…”… cada vez que les escucho,  guardo silencio y me sonrío porque en verdad, a su manera tienen razón.  El miedo, la carencia de estabilidad y de éxito, amargan. El éxito en cambio, hace que uno comience a evaluarse y a cambiar para lograr más y mejores objetivos. Esto poco a poco hace que nos sintamos tranquilos y más felices. Y así, convirtiéndose en una espiral, vamos logrando alcanzar nuevas metas. Es un proceso que parece a veces lento, pero es siempre seguro.

jlo vestido verde  1.-  Tener necesidades: Todos las tenemos. Pero las necesidades se dividen en dos grandes grupos: Las naturales, tales como alimentarse, dormir o vestirse y las creadas, tales como alimentarse con X alimento en particular, dormir en X modelo de cama,  vestirse con X marca de ropa, vivir en X zona específica, etc..

deudas12.-  Tener muchos gastos: Eso significa que no hay una verdadera planificación. Mi nana siempre decía que uno debe arroparse hasta donde le llegue la cobija, es decir, que solo deberíamos asumir obligaciones que podamos pagar sin estar apurados de dinero todo el tiempo o teniendo que depender de otros para solventarlos.

Oficinista 3.- Crianza: Si, en efecto, en muchas culturas se nos educa para ser “quince y último” depender de un solo ingreso, endeudarnos y por ende gastar más de lo que percibimos,  ser empleados de por vida y si acaso, aspirar a una jubilación estable con beneficios de un seguro social.  No digo que sea malo, solo digo que no suele ser efectivo a menos que se sea sumamente organizado con los gastos y las inversiones que se hagan.

Hay culturas en cambio, en las que se nos enseña a razonar los ejes básicos del éxito, porque no basta educar, sino educar bien:

a.- Ingreso o ganancia
b.- Egreso, gasto o pérdida
c.- Riesgo
d.- Deseo
e.- Necesidad
f.- Aspiración
g.- Meta

familia-hijos Siempre debe prelar el amor, la comprensión y la comunicación en el hogar. Pero no podemos olvidar que también debemos impartir la enseñanza que será la herramienta para triunfar honestamente en la vida.

Aplicando el estímulo correcto

Daré un ejemplo que muestra la diferencia entre ambas posiciones:

perdio football Cuando somos niños, participamos en algunos eventos deportivos que son realmente pequeñas competencias. Cuando el niño gana, suelen felicitarlo e incluso premiarlo y el niño se alegra y sabe que las próximas veces, debe hacerlo mejor y que por ello, obtendrá un premio. Este premio no necesariamente es material, basta el hecho de sentirse aplaudido, felicitado, admirado o reconocido. Sin embargo, cuando el niño pierde, le damos mensajes de falso consuelo diciendo cosas como “lo importante es competir, no ganar”…

Football__Manchester_0f28 Tremendo error. Claro que es importante ganar, la vida no debe ni puede ser el consuelo de perdedores. No podemos inculcar a un niño el fracaso de esa manera. Es preferible decirle  “No te desanimes, la próxima vez estarás mejor preparado y triunfarás porque harás un mayor esfuerzo”. Note que no lo desilusionamos ni lo humillamos y menos aún, lo castigamos;  pero tampoco aplaudimos su fracaso. Esto es clave para su vida futura.

Imagine a los grandes beisbolistas o futbolistas del mundo… ¿siendo tan exitosos, pueden creer que lo importante es competir? …NO!! Ellos se rigen por la regla fundamental del éxito: Hay que dar lo mejor de si y ganar!!

Traslade esto a su vida de adulto: No hace bien su trabajo y por ello la empresa pierde algunos millones…. ¿Su jefe le dirá “Lo importante fue el intento, no importa si perdemos unos millones”?... NO!! Su jefe seguramente le hará un escándalo y muy factiblemente lo despedirá porque no ha sido efectivo. Esa es la vida real.

escribiendoImagine ahora lo que sucede cuando se reprueba un examen que decide si se gradúa o no en la Universidad: Su profesor no le pondrá una nota aceptable ni le otorgará el título  diciendo que lo importante fue su esfuerzo, aunque no haya podido aprobar la evaluación... Simplemente usted no podrá graduarse.

La palabra “Fracaso” duele y suena casi ofensiva, muchos pensarán que es extremadamente feroz para tildar una falta de éxito… Pero la verdad sea dicha, es que como quiera llamarlo, sigue siendo un fracaso cuando no se logra llegar a la meta que se ha establecido.

Un fracaso se puede convertir en una experiencia o aprendizaje

amistad Lo malo no es tener un fracaso. Eso, lo vivimos todos. Lo malo es no salir de él, no superar esa etapa, no poder corregir la situación. Cuando logramos superar y cambiar hasta lograr nuestras metas, eso que llamábamos fracaso, deja de serlo y se convierte en una experiencia o aprendizaje. Pero si no lo superamos y no lo cambiamos y permanecemos en el mismo nivel de “no logros”, entonces estamos realmente frente a un fracaso.

Emociones encontradas: Celebrando el éxito

estres dolor de cabeza Seamos sinceros, no lograr lo que hemos querido, siempre duele. Y lograrlo, alegra siempre que haya sido de forma honesta. Con esto quiero decirle, que el éxito y el fracaso, generan emociones intensas y muchas veces encontradas. Pero el éxito a veces da miedo, porque implica cambios, esfuerzos, re-planificación de nuestro accionar, entre otros.

He visto a algunas personas que al triunfar, tratan de disimularlo porque se sienten culpables al tener un éxito que su mejor amigo alegre o su pareja no tienen… Error, uno debe siempre sentirse alegre de sus éxitos y de los que tengan las personas que conocemos. Además, nuestro éxito sirve de estímulo y ejemplo para quienes nos rodean. Piense entonces que el éxito, es contagioso, como la risa. Debemos aprender a disfrutar del éxito sin pena y sin miedo. Ese es nuestro gran premio y por ende, debemos festejarlo siempre.  Porque de esta manera reforzamos la actitud triunfadora.

No todo lo que brilla es oro

Es muy posible que esté pensando “No siempre logro lo que quiero pero no soy un fracasado”. Es verdad. No necesariamente se es un fracasado por no lograr todo lo que se desea. Como dije antes, el problema no es no lograr algunas cosas sino dejar que eso se convierta en una actitud. Hay que cambiar ese paradigma y aprender a lograr TODO lo que se haya asignado como meta.

Cuando al fin depuramos las metas y nos dedicamos a triunfar, vemos que logramos éxitos en un ámbito de nuestra vida pero no en otros. Esto sucede porque no hemos equilibrado las cargas. Estas se equilibran a medida que se reajustan las metas y a medida que vamos cambiando.

subiendo escaleras Lo importante entonces, es empezar primero con metas sencillas y luego con las más complejas, de forma tal que nuestro cerebro se acostumbre poco a poco a asumir que el éxito es un derecho, un placer y un camino a seguir. Poco a poco las cosas irán cambiando y notaremos cada vez más puntos exitosos en nuestra lista.

Algo muy importante a tomar en cuenta

ejecutiva El éxito es algo personal. Lo que para mi es un éxito rotundo, no necesariamente lo es para otros, e igualmente sucede con las metas: Las que yo me impongo no son necesariamente las que otro se impondría a si mismo. Por lo que no se preocupe si los demás no consideran gran logro lo que para usted si lo es… Recuerde que se trata de SU éxito, no del ajeno. El triunfo, el aplauso, la alegría. El objetivo logrado y la celebración, son entonces suyas!!! No permita que otro se la dañe con críticas que no aporten nada positivo. Solo usted sabe el tamaño de su esfuerzo, la honestidad de su empeño y de sus acciones y el verdadero significado de lo que ha ido obteniendo.

Y por esto, solo usted sabe si requiere o no hacer cambios para lograr otras metas y otros triunfos aparte de los que seguramente hasta ahora ha obtenido. Porque créame, siempre hemos logrado algo en la vida, nunca hay realmente un vacío en la casilla de sus éxitos.

Sabrá que es exitoso, si ha actuado con honestidad y apegado a la ética, al profesionalismo, si se siente conforme con lo que ha logrado, si está contento con esos logros, si a pesar del esfuerzo es feliz y si su conciencia está tranquila con el camino recorrido.

Rompiendo barreras: Somos cuerpo, mente y espíritu

Como buenos humanos, somos cuerpo, mente y espíritu. Hay que entonces cuidar y cultivar esos tres elementos por igual. No lograr el buen balance entre estos elementos, impide el éxito y el crecimiento personal.

  • Puede cultivar el cuerpo a través del ejercicio, Yoga, bailando, tomando sol, dándose masajes,  vistiéndose con algo que le agrade, maquillándose si eso le agrada o cualquier otra manera que sea de su agrado.
  • Puede cultivar su mente leyendo, conversando, aprendiendo, haciendo ejercicios para la memoria, analizando situaciones y sus soluciones, despejando la mente en sitios relajantes, meditando, haciendo actividades que requieran concentración, descansando, etc..
  • Puede cultivar su espíritu orando, meditando, perdonando, amando, dejándose amar, superando miedos, venciendo fobias, etc..

Algo que siempre funciona, es entrenar para realizar una actividad, por ejemplo física y novedosa que desea hacer pero que por miedo o pena, no ha hecho. Esto obliga a entrenar físicamente, a analizar y estudiar las mejores opciones, lugares y técnicas y a relajarse y concentrarse para superar el miedo o vergüenza que pueda producirle. Por ejemplo cantar, unirse a grupos de rescate, viajar, escalar, nadar si no lo sabe hacer, bailar si eso le produce pena o timidez, navegar, ir de excursión, montarse en un avión si eso le produce miedo, en fin, hay muchas actividades que seguramente pueden ayudarle. Simplemente busque en su lista de actividades a las cuales teme… alguna puede existir. Y si no, invente una!!! Si no sabe cómo llevar a cabo esa aventura, puede contratar algún servicio de turismo de aventura. Como ve, no hay excusas…

bombillo1

Les dejo algo que puede ser utilizado como un pequeño chklist para lograr se un  triunfador.

  • Aumentar y mantener la buena autoestima
  • Cultivar cuerpo, mente y espíritu
  • Descansar
  • Desapegarse, especialmente de lo material
  • Lograr una asertiva y conciliadora comunicación
  • Ser realista, positivo y optimista
  • Ser proactivo
  • Ser ambicioso pero no avaro
  • Ser persistente
  • Lograr una sana dedicación al trabajo
  • Lograr y mantener el justo equilibrio entre lo laboral, lo personal y lo común
  • Aprender a ganar y disfrutar de ello sin culpas
  • Asegurar el futuro
  • Adaptar el presente
  • Liberar el pasado
  • Fijarse objetivos
  • Establecer metas realistas
  • Diseñar estrategias para alcanzar las metas
  • Ejecutar todos los pasos necesarios para alcanzar las metas
  • Evaluar cada fase de las estrategias trazadas y corregirlas de ser necesario

1 comentario:

  1. Excelente post, lo imprimí Medianoche, gracias, escribes como caída del cielo para quienes siempre te estamos leyendo!!!
    Raiza desde Madrid, España

    ResponderEliminar