domingo, 14 de junio de 2009

¿Cuándo es tu momento perfecto?

etica y moral

La vida nos da muchas oportunidades pero no todas ellas son agradables. También nos presenta muchas situaciones y no todas nos parecen justas. Y nos presenta personajes y no todos encajan el el esperado “ideal” definido por nuestras sociedades.

Por ejemplo, hay padres tácitos, madres manipuladoras, profesores que son un desastre y los jefes mediocres, que terminan frustrando muchas de nuestras ilusiones, fortalezas y potencialidades...

Las peores, son las madres manipuladoras que le marcan a uno hasta el latido del corazón. Que cosas que uno deba pasar por tanto para crecer. Cuando uno es niño, no sabe negarse a ello y por ende no sabe defenderse y termina armando un mal patrón que definirá a la larga las relaciones y actitudes que a futuro se tengan. Pero te tengo una excelente noticia: Aunque los hayamos repetido año tras año, los patrones se pueden cambiar y las cadenas se pueden romper!!!

burbujas En cuanto a esas madres manipuladoras, entiendo que no es fácil pero déjenme decir algo: Es tu madre, carne de tu carne, sangre de tu sangre, alma de tu alma, pero tu madre no eres tú. Ni tú eres ella. Dime ¿qué es eso que debes aprender y por lo cual estás en ella inmerso en ese karma? Yo creo en el karma, en esas lecciones que debemos aprender sea como sea.

Nos ha tocado una vida interesante. No crean que lo digo jocosamente. En China dicen que existe una “maldición” muy fuerte que dice así: "Espero tengas una vida interesante"...

Pero una vida interesante, es una vida llena de eventos y situaciones buenas y no tan buenas (créanme que lo malo no lo conocemos aún). Y cada quien como buen dueño de su libre albedrío, recorre cada camino como si estuviese tratando de salir de un laberinto. En cada equivocación y en cada acierto, nos queda un gran aprendizaje. Aprendizaje máximo  y lleno de muchas verdades que luego son nuestras herramientas de crecimiento.

Por eso, uno a la final termina más que padeciendo, aprendiendo. Y por eso digo que los patrones y cadenas pueden romperse. Porque a la final habremos aprendido lo suficiente como para tener las herramientas necesarias. No hablo de tiempo pues eso es subjetivo, simplemente hablo de lo que se, de hechos.

dragon chino celestialY lo de ser una maldición china pues recordemos que todo depende del cristal con el que se vean las cosas. Para ellos, esa maldición no es lo que para nosotros, por lo que  lejos de ser un hecho nefasto, es la sentencia necesaria que te obliga a reflexionar.

Dicen que uno al nacer escoge el cuerpo y la fuente, escoge el medio y la familia. No se si sea cierto pero lo sospecho. Porque si nos fijamos, cada cosa que enfrentamos es algo que debemos aprender. Es decir, la vida no tiene pérdida ni desperdicio, todo, lo bueno y lo no tan bueno, es necesario, útil y de cierta manera justificable en un momento y bajo ciertas circunstancias.

engaño1 Hasta la peor de las guerras deja un aprendizaje. Mi abuelo fue superviviente (les dicen sobrevivientes pero yo digo que son SÚPER vivientes) de muchas cosas. Pues una vez siendo niña aún, le pregunté el por qué los judíos se habían dejado llevar a los campos de muerte sin pelear.... Mi abuelo me miró algo triste y me dijo que para todo, hay un instante preciso y un momento perfecto, que aunque la perfección no existe, el momento perfecto es aquel en el cual tú decides dar un paso. Y que las decisiones, no siempre parecen las mejores y que de hecho, no siempre lo son. Pero que de todo se aprende. Luego me dijo "Cuando seas grande y te atrevas a luchar muy fuerte, lo harás pensando en que otros no lo hicieron y que por eso ya no están. Eso te va a dar más fuerzas de lo que mis palabras pueden darte". Eso no lo entendía y pasaron muchos años para poder entender.

Hoy día que he pasado por tantas cosas lo comprendo al 100%. Uno solo se atreve a dar pasos cuando sabe que no hay otra opción, por eso somos humanos, porque somos como somos. Miedosos ante el cambio y ante el esfuerzo. Y eso es así hasta que maduramos y concientizamos nuestro propio poder. Entonces avanzamos sin requerir un motivo específico. Es decir, crecemos.

miedo_02 Con la situación que vive nuestro país, entendí mucho de eso: Venezuela vive sumida en el peor caos y aún así no hacemos mucho. Porque tenemos el síndrome de LLaguno (así llamé a los eventos de LLaguno desde 11 hasta 13 abril 2002). Este síndrome es que si me muevo y me quejo, me das un tiro. Entonces me quedo inerte. Así es la mayoría, porque hay miedos. Y el miedo paraliza si no has madurado y asumido tu condición de triunfador.

SEGURIDAD PERSONAL Y así somos muchas veces en lo personal. También  yo tuve miedo de sacar de mi vida los problemas a tiempo porque no quería dar ese paso, porque creí que había otras opciones y porque pensé que no sucedería nada peor... pero  la falta de acción es un pecado imperdonable. Si no te mueves y haces algo, el tren te pasa por encima como para que jamás olvides que debes quitarte del riel...

La vida es así de contundente y de directa: O luchas o sucumbes. O cambias o pierdes. O amas o te quedas en el olvido. O te ríes o lloras. Así es y así será.

Mucha gente me cuenta sus problemas. No tengo lástima por ellos y prometo que haré lo indecible por jamás sentir semejante cosa, porque la lástima es la aceptación de lo que hay  como sea que esté... y no somos (o no debemos ser) conformistas.

mujer_Libre3Hagamos aunque nos equivoquemos, quedémonos con la certeza de que hicimos lo necesario, lo posible e incluso lo correcto pero más que lo correcto, hicimos lo deseado y eso cuenta mucho más.

Yo era muy apegada a la gente, no me atrevía a estar sola y ese era mi mayor miedo. No había mucho que me atemorizase pero eso y la pobreza económica, eran mi atadura total. 

Vaya, mis peores miedos se presentaron como mis demonios... Yo no puedo cambiar eso pues es pasado. Pero tomé la decisión de soltarlo, de liberar, de dejar de odiar esa realidad y aprendí a convivir con mis demonios, ellos no me superan ni yo a ellos, solo convivimos.... Y cada día les gano terreno porque cada día no solo los desecho sino que les gano alguna batalla. Lo mejor es que aprendí a no temerle a esas cosas y eso me hace sentir invencible. Y pienso a futuro y se, lo se totalmente, que hay mucho más allá de mis ojos, que debo vivir.

Se que tú, mi amigo lector, entiendes bien estas palabras, se que sabes perfectamente que tú también puedes y que siempre tienes una mano que si bien se tarda en responderte, no abandona. Eso lo he aprendido, que no estamos solos jamás. Dios nos pone donde nos necesita en su momento perfecto. ¿Cuándo es tu momento perfecto amigo?

arena entre los dedos Libera, no te ates. Las ataduras solo traen decepción. En cosas del alma, una cosa es unirse y otra muy distinta atarse. Vive al lado de alguien, pero no en su interior. Ni dejes que otros vivan en tu interior. Dentro de uno, solo cabe el pensamiento, el alma y el soplo de vida, el esqueleto, la carne y la sangre... nada más.

Y ríete en vez de llorar. Yo prefiero reírme porque le gano una pequeña batalla al demonio danzante que tenga cerca!!!

libertad Olvida lo que ya no te sirve. Yo antes tenía miedo de olvidar… tenía miedo de que se me desdibujaran las caras de quienes he amado, en mi memoria. Pero no ha sucedido. No se si eso es bueno o malo, solo se que no ha sucedido. Pero si he olvidado lo malo que no me esté enseñando algo útil. Se trata de liberar y de perdonar. Solo así se es libre en la vida.

Y recuerda: Honestidad, sinceridad, fidelidad… Uno peca por obra, por letra, por palabra, por hecho...  pero también por omisión...

2 comentarios:

  1. me gusta este escrito medianoche. pero no es facil perdonar. eso ya es dificil cuando tenemos rabia o tristeza. yo no se cual es mi momento perfecto, como lo puedo saber?. respondeme, me gusta mucho tu blog

    ResponderEliminar
  2. Saludos, respondiendo comentario del 13 de abril de 2011 19:52 sobre ¿Cuándo es tu momento perfecto?. Ante todo gracias por participar. Es verdad, no es sencillo perdonar pero es necesario y justo con nosotros mismos. Perdonar no es poner la otra mejilla sino aceptar que hay que cambiar el rumbo, soltando algo que ya pasó. Es liberarse uno mismo y liberar al otro porque no vale de nada amarrarse a un problema. Date el permiso de soltar, libera.

    ¿Me dices que no sabes cuál es tu moemnto perfecto? mmm tu momento perfecto, es justo ahora.

    Besos
    Medianoche

    ResponderEliminar